¡Crasas!Plantas para el interior que enamoran.

Por su amplia variedad de formas hermosas y sus mínimas necesidades de agua y cuidados, nada es comparable a las colecciones de pequeñas plantas crasas para decorar zonas de interior llenos de luz. Su tamaño y su propensión por los recipientes diminutos permiten sacar el máximo partido a macetas y cubremacetas pequeños.

Las plantas crasas no solo son principalmente decorativas por su enorme diversidad en cuanto a formas, tonalidades y acabados, sino también por las amplias combinaciones que permiten formar. Les encanta vivir apretadas, unas junto a las otras, en maceteros planos. Además, es tan poca la tierra que necesitan —sus raíces no suelen ahondar sino extenderse de manera superficial—, que pueden vivir en los maceteros más pequeños, ideales para disponer en grupos coordinando materiales, texturas y colores, como en la estantería de la foto de esta página(foto 2).

suculenat colgar
Suculentas en maceteros de colgar de fibra de coco

Pero el uso de las escultóricas crasas como decoración viva tiene otra gran ventaja: requieren poquísimo riego, dada su capacidad para reservar agua en los tejidos de las hojas, y tienen ganada la fama de cuidarse prácticamente solas . Eso sí, el ambiente ha de ser luminoso, condición esencial para que estas plantas disfruten de una larga y saludable vida. Novatos y coleccionistas no lo podían tener más fácil.

Crasas para ambientes de interior

No todas las plantas crasas viven bien dentro de casa. El tan apreciado Aloe vera y muchas variedades de Haworthia, que se le parecen en versión pequeña por sus hojas carnosas y puntiagudas, muy decorativas. Colecciones de preciosas rosetas de Echeveria, de hojas cortas y puntiagudas de tonalidades verde claro, azuladas o púrpuras y aspecto empolvado, que además emiten largas varas florales; de Pa-chyphytum, de hojas redondeadas y aspecto traslúcido, tan irreales que parecen de cera, y sus bellos híbridos Pachyveria. Senecios cuyas hojas recuerdan collares de gruesos guisantes. Un enorme abanico de crásulas, entre ellas los miniarbolitos de la popular Crassula ovata minor, y las ‘Hottentot’, cuyas hojas recuerdan delgados y densos rizos. Kalanchoes, desde el K. thyrsiflora, de hojas muy anchas y planas, verdes con el margen rojo, al K. tomentosa, de follaje afelpado gris con motas marrones. Rhipsalis de tallos finos y largos como gruesos cabellos… Todo un despliegue de la creatividad de la Madre Naturaleza en formas, tamaños, texturas y tonalidades.

Un consejo: salvo que sea imprescindible, no las extraigas del tiesto que traen del Garden. Así evitarás sobre todo que se dañen sus hojas, que son muy frágiles. Introdúcelas tal cual en un recipiente sin agujero de drenaje, a modo de porta-macetas, para reducir las posibilidades de que se estropee la superficie de los muebles por condensación de humedad o pérdidas del excedente de agua. Si las plantas directamente en un recipiente sin drenaje, como los de cristal de la foto de esta página, tendrás que extremar las precauciones con el exceso de agua en el sustrato.

conjunto de crasas
Plantas crasas decorando una estantería en interior

CÓMO CUIDAR UNAS PLANTAS (CASI) INDESTRUCTIBLES

  • El ambiente: Debe ser luminoso, pero sin sol directo. Si la luz es escasa se debilitarán. Prefieren los ambientes secos, ya que en general provienen de zonas desérticas o semidesérticas (excepto los Rhipsalis), y templados o cálidos, ya que las crasas que se pueden cultivar dentro de casa sufren cuando la temperatura se acerca a los 0º.
  • Riego escaso: El talón de Aquiles de la crasas es el exceso de agua. Si reciben mucha y, además, la tierra es poco porosa y drena mal, lo más probable es que la planta acabe muriendo; si además hace frío, peor todavía. De octubre a marzo no deberían regarse, a lo sumo pulverizar con agua el sustrato; en abril, mayo y septiembre bastaría con regarlas un poquito dos veces al mes, y en verano una vez a la semana o cada 10 días. Antes de regar es importante comprobar que el sustrato esté seco.
  • No necesitan abono: Las crasas son de lento crecimiento y prefieren los suelos pobres, de modo que no haría falta abonarlas mucho. Se les puede aportar un fertilizante específico para cactus y crasas de marzo a septiembre, siempre respetando la dosis y la frecuencia indicadas por el fabricante.
  • Un sustrato pobre y poroso: En caso de necesitar trasplantarlas, lo indicado es proporcionarles un sustrato poroso para que dispongan de buen drenaje y aireación, como el específico para cactus, que además contiene magnesio para prevenir la podredumbre radicular. La primavera es la época más conveniente para hacer el trasplante.
  • Casi inmunes: Son plantas en general muy resistentes a las plagas y hongos, siempre que se les ofrezcan las condiciones de cultivo idoneas. Si hay algo letal para las crasas es el exceso de agua en el sustrato y/o una atmósfera húmeda, mal ventilada y fría, condiciones ideales para que surjan hongos de pudrición. El exceso de sombra puede favorecer la presencia de la cochinilla algodonosa, sobre todo, y cerosa.
  • Fáciles de multiplicar: Se reproducen por esquejes de hojas o separando los hijuelos que van naciendo en la base de las plantas. Basta enterrar apenas el retoño, ramita u hoja en un sustrato húmedo de arena y turba.
Crasas en cristal
Crasas en tarros de cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s